Nuestra escapada sin planificar a Santoña

santona-monte-buciero

¿Alguna vez te has ido de viaje sin tener un alojamiento reservado? Porque yo sí, este verano, en pleno agosto. Sí, justo en ese momento en el que hay más ocupación en los hoteles y hostales. Si es que... nos va la aventura. Menos mal que al final todo salió bien, o medio bien, según como lo veáis. Así que hoy os cuento la historia y os traigo un nuevo destino al norte de España, Santoña.

¿Dónde está Santoña?


Santoña es un municipio que se encuentra al este de Cantabria, a unos 45 kilómetros de Santander. Nosotros fuimos desde Madrid en coche, y se tarda más o menos unas 4 horas y media. Eso sí, fuimos por peaje, ¡y nos cobraron 21,40€ a la ida! Nos han dicho que se tarda más o menos lo mismo por el camino sin peaje, así que si hay una próxima vez, habrá que probar ese otro camino.
Es un sitio estupendo para hacer diferentes planes porque tiene tanto playa como montaña. Además, se encuentra cerca de otros municipios como Laredo, e incluso se puede hacer un visita al País Vasco por su situación.


santona-mar

¿Dónde dormir en Santoña?


Bueno, no sé si llamarlo dónde dormir, o dónde NO dormir. Como os he dicho antes, no habíamos reservado nada, así que fuimos un poco a la aventura. Conseguimos una habitación en la Pensión Central. No estaba mal, limpia y con todo lo que necesitábamos, pero nos cobraban 60€ por noche, lo que nos parecía un poco excesivo. Para rematarlo, la persona que nos atendió no fue precisamente muy amable. Le comentamos que posiblemente nos quedaríamos más de una noche allí, así que si tenía alguna habitación libre al día siguiente, se lo confirmaríamos. Nos echó la bronca por no habérselo dicho antes, y pensamos que nos lo podría haber dicho con otras maneras. Así que decidimos buscar otro alojamiento como fuera.
Encontramos otra habitación en el Hostal El Parque. La dueña del sitio fue amable, vamos lo que debería ser en cualquier sitio como este. Eso sí, el sitio es un poco antiguo, al estilo casa de la abuela, y aunque la habitación estaba limpia, la cortina de la bañera tenía moho. Eso sí, nos sorprendió que pasaron a limpiar la habitación la mañana del segundo día que pasamos allí. Vamos, que mucha suerte no tuvimos, pero al menos en este caso pagamos menos, 40€ por noche.

¿Dónde comer en Santoña?


Todos y absolutamente todos los días que estuvimos allí fuimos a cenar al mismo sitio, La Tasca, un sitio en el que nos trataron muy bien y disfrutamos de unas raciones ricas y a buen precio. Si tengo que elegir, me quedo con el pulpo, ya que está muy bien presentado, muy rico y con un ligero toque picante que le va fenomenal. También recomiendo los tacos de pollo y los medallones de verduras. Además llama la atención el techo y las paredes del lugar, que están llenos de objetos. Algunos, son detalles de la historia de Santoña, otros no sabría decir qué eran, pero cada día descubrimos algo nuevo que llamó nuestra atención.


Además, para coger fuerzas antes o después de una excursión, te recomiendo que pases por el Bar Quiren en la Plaza San Antonio y te pidas un pincho de tortilla. Además, tienen diferentes tipos: de bonito, de morcilla,... Yo me decanté por la de patata de toda la vida, y por 1,70€ me pusieron un pincho bastante generoso y buenísimo. ¡Tienes que probarlo!

¿Qué hacer en Santoña?


Excursión al Faro del Caballo


Si te gusta la naturaleza, te recomiendo que vayas al Faro del Caballo. Eso sí, no te asustes, porque tras subir por el monte Buciero, ¡tendrás que bajar casi 700 escalones! Y eso no es todo, sino que luego tendrás que subirlos. Pero merece mucho la pena porque las vistas son preciosas, por lo que te recomiendo 100% esta excursión. Eso sí, ve prontito y con mucho agua, que nosotros entre el desayuno y que nos lo tomamos con mucha calma fuimos en la peor hora, justo cuando más pegaba el sol. Así que nos faltó poco para deshidratarnos a la vuelta, sobre todo porque el que llevaba el agua apretó el paso y nos dejó atrás sin agua, subiendo escalones como podíamos. No está de más llevarse algo de comer por si necesitáis reponer fuerzas.


Además, cuando bajes los escalones, si hace buen tiempo, te puedes refrescar en el agua, así que si vas con esa idea, no te olvides de llevar una toalla, o sino te tocará hacer el camino de vuelta con la ropa mojada.


faro-caballo-santona

Ir a la playa

En Santoña se pueden disfrutar de dos playas: la de Berria y la de San Martín. La playa de San Martín es la que recorre el pueblo, y fue nuestra salvación tras llegar sanos y salvos después de terminar nuestra ruta por el monte Buciero y el Faro del Caballo. Estábamos casi solos en la playa, por lo que descansamos muy a gusto.

La otra playa nos gustó más, aunque sí que había más gente. En la playa de Berria, pasamos una tarde, aunque al final hacía un poco de fresco, pero pudimos bañarnos a gusto y ver la puesta de sol. A esta playa fuimos en coche, por lo que si no quieres moverte mucho, te recomiendo la de San Martín.


playa-berria-santona

Deportes acuáticos

Si nos quedamos con ganas de hacer algo, fue de hacer piragüismo, pero justo el día que pretendíamos hacerlo, se puso a llover, así que cambiamos el plan por acercarnos a Bilbao. Como en casi todos los sitios de playa, hay una gran variedad de deportes acuáticos, así que tenemos más que decidido que si volvemos, tenemos que probar alguno de ellos.



santona-mar

Comprar productos típicos

Lo típico, tipiquísimo son las anchoas de Santoña. Vimos señoras que a la puerta de sus casas vendía anchoas envasadas por ellas y varias tiendecitas con estos productos, pero nosotros fuimos por recomendación de una autóctona a Nuevo Libe, donde no sólo compramos anchoas, sino también bonito del Norte.


Ambos productos estaban buenísimos, y fueron un buen regalito para algunos familiares a la vuelta. ¡Tengo ganas de volver a comer unas anchoas tan ricas como esas!


Tomar unas copas bbb


Al final, todas las noches después de cenar, cayó alguna copilla. Y es que descubrimos un sitio justo enfrente de la tasca en la que cenábamos, en el que ponían unas copas de 10. El sitio en cuestión es el Café Drum, y tenían gran variedad de bebidas, además de prepararlas muy bien. Además, el precio era más que razonable y la atención estupenda. ¡Un sitio para repetir!



cafe-drum-santona-copas

Pasear



Como en todos los viajes, un paseo por Santoña es más que obligatorio. Seguro que descubres muchos sitios chulos, y sobre todo, alguna casa bonita. Nosotros nos quisimos quedar en más de una. Te recomiendo además que vayas a la heladería Regma y pruebes sus helados artesanales porque están muy ricos, son bastante grandes y tienen buen precio. Yo los conocí en Santander, y cuando vi que aquí había otra, tuve que entrar a comprar un buen helado.


santona-mar

Y esa fue nuestra escapada improvisada por Santoña. Nos gustó bastante el pueblo y nos pareció un sitio ideal para pasar unos días en verano. Y tú, ¿lo conoces? ¿Me recomiendas algún otro lugar del norte que merezca la pena visitar?

CONVERSATION

4 comentarios:

  1. Que lindo lugar que es! Me alegro mucho que hayas pasado lindo y disfrutado de esos pases y de la comida y de todo el lugar en si ♥
    Las escapadas al azar son lo mejor, me encantan los planes en el momento
    Un beso enorme, nos leemos pronto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí, los planes improvisados son los mejores!
      Besos.

      Eliminar
  2. que bonito,no lo conocia!!! saludos!!! 👌👌👌💚💚💚

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te lo recomiendo! Seguro que lo disfrutas :)

      Eliminar