Salamanca en un fin de semana

salamanca

Salamanca es una de esas ciudades que son perfectas para escaparse un fin de semana. Además de bonita, tiene un montón de sitios para visitar, bares para tapear y locales para tomar unas copas por la noche. Por lo que es un destino completo para cambiar de aires unos días.

¿Dónde está Salamanca?

Salamanca es una ciudad de Castilla y León que se encuentra a unos 200 km de Madrid, unas 2 horas de viaje en coche. También se puede llegar mediante autobús o tren, pero nosotras preferimos en coche para no tener que atarnos a ningún horario. Eso sí, el tema del aparcamiento por el centro lo vimos complicado, por eso decidimos meter el coche en un parking hasta que no hubiera que pagar parquímetro.


huerto-calixto-y-melibea-salamanca

¿Dónde dormir en Salamanca?

Fuimos a Salamanca en época de despedidas de solteros y de graduaciones, por lo que muchos alojamientos estaban ocupados. Finalmente, encontramos sitio en el Hotel El Toboso, en el que estuvimos dos noches en un apartamento con dos dormitorios por 184€.

Está muy cerca de la Plaza Mayor, así que no tuvimos que coger el coche para nada. Aunque el mobiliario era antiguo, el sitio estaba limpio y la atención fue estupenda. Nos vino muy bien tener cocina para desayunar y hacer una de las comidas en el hotel. Por lo que si buscáis un alojamiento modesto y económico, os recomiendo sin ninguna duda que le echéis un vistazo.

¿Qué hacer en Salamanca?

Patear la ciudad

Como siempre, lo que más recomiendo es salir a andar por las calles e ir descubriendo la ciudad. No os podéis perder la Plaza Mayor, ya que es un lugar emblemático de Salamanca. Cuando fuimos nosotras había un escenario gigante porque había conciertos, así que no pudimos disfrutarla tanto. También os encontraréis iglesias y conventos con fachadas maravillosas, tiendecitas de recuerdos y de comida típica de allí y un montón de bares y restaurantes con raciones muy ricas.

Si sois valientes y necesitáis reponer fuerzas, animaos a probar el hornazo, que es una especie de empanada con una masa un poco más seca y rellena de chorizo, lomo, jamón,... Vamos, lo que viene siendo una bomba de relojería, pero bien rica.

Admirar la fachada de la Universidad

Data del siglo XVI, y es impresionante la cantidad de detalles que tiene esta fachada. Por supuesto todo el que va allí tiene que buscar dónde está la rana. Nosotras hicimos un poco de trampa y la vimos porque unos chicos que teníamos al lado dijeron dónde estaba. Pero cuenta la leyenda que los estudiantes de la Universidad de Salamanca tenían que ver la rana para poder aprobar. Así que si tenéis algún examen cerca, yo la buscaría por si acaso, que nunca se sabe.

fachada-universidad-salamanca

Visitar la Casa de las Conchas

La Casa de las Conchas es otro de los sitios tipiquísimos de Salamanca. Lo que más llama la atención son las casi 300 conchas de Santiago decorando la fachada. Se puede acceder a su patio interior de forma gratuita, donde podemos encontrar un pozo que surtía el agua necesaria en este Palacete, y podemos subir por unas escaleras hasta llegar al piso superior en el que seguro que hacéis muchas fotos. También hay una leyenda en torno a este edificio, y a mí personalmente me encanta que me las cuenten. Dicen que debajo de una de las conchas hay escondido un tesoro. ¡A lo mejor es cierto!

casa-conchas-salamanca

Pasear por el Huerto de Calixto y Melibea

El Huerto de Calixto y Melibea es un pequeño espacio ajardinado que se encuentra en el sitio donde se cree que Fernando de Rojas ubicó el lugar de encuentro de los protagonistas de La Celestina. El sitio es precioso, lleno de plantas y flores que me recordaron al País de las Maravillas. Además desde allí se ve la Catedral de Salamanca, y quedan preciosas las fotos.


huerto-calixto-melibea

Visitar la Catedral Vieja y la Catedral Nueva de Salamanca

La Catedral de Salamanca por fuera es preciosa, sobre todo llama mucho la atención la fachada llena de detalles. Si queréis conocerla por dentro, el precio de la entrada es de 4,75€ con audioguía incluida, y la verdad es que también es una pasada. La Vieja se construyó en los siglos XII y XIII y la Nueva entre los siglos XVI y XVII. Alucino pensando en todo lo que tuvieron que trabajar para poder construirlas, ¡son preciosas!

catedral-salamanca

Ieronimus

Ieronimus fue una de las visitas que más disfruté en Salamanca. Consiste en un recorrido por las Torres Medievales de la Catedral. Comienza por diferentes salas dedicadas a varios temas: a la música, a los archivos y los archiveros, a la arquitectura y restauraciones de la Catedral,... Y sin duda sus puntos estrella son las terrazas desde las que podemos contemplar parte de Salamanca y la pasarela por la que podemos andar por los tejados. ¡Es una auténtica pasada!

También tenemos una vista de la Catedral Nueva desde la balaustrada superior. Por lo que si tuviera que elegir entre visitar la Catedral o hacer el recorrido Ieronimus, sin duda elegiría este último. Y no me puedo olvidar de las salas del reloj y de las campanas. Eso sí, ¡tendréis que subir unas cuantas escaleras! El precio es de 3,75€ por persona. ¡Merece muchísimo la pena!

ieronimus-catedral-salamanca

Vamos, que como podéis ver, se puede hacer de todo. Aunque es una ciudad ideal para visitar en un fin de semana, estoy segura de que allí hay miles de planes diferentes para hacer. Si conocéis alguno, dejádmelo en los comentarios porque no descarto volver en un futuro.

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario