Escapada a Zumaia

viaje-zumaia-escapada-flysch

Este verano necesitaba más que nunca una escapada a algún pueblo con playa en la naturaleza. Aunque hay miles de sitios con playa en España, teníamos claro que no queríamos ir a ninguno de esos lugares masificados en los que no hay sitio ni para poner la toalla. Por eso, pensamos que el sitio idóneo era algún pueblecito del norte. Nos decidimos por Zumaia, y no nos equivocamos.

¿Dónde está Zumaia?

Zumaia es un municipio situado en la costa guipuzcoana (País Vasco), a unos 430 km de Madrid. En coche desde Madrid se tardan unas 4 horas, pasando por autopistas de peaje. Aunque dispone de una línea de tren que lo comunican con Donostia-San Sebastián, y tarda 40 minutos, nosotros preferimos el coche para poder movernos libremente por la zona.

¿Dónde dormir en Zumaia?

En un principio, la idea era dormir en una casa rural o alquilar algún apartamento por la zona. Sin embargo, como dejamos todo para el último momento, no quedaba sitio en ninguno de los alojamientos que encontramos. Así que nos decantamos por ir al Camping Zumaia.

Nunca había dormido en un camping, pero la experiencia fue bastante buena. Hay dos opciones, o dormir en bungalows o alquilar una parcela para dormir en tu propia caravana o tienda de campaña. Nosotros elegimos la segunda opción, por un precio de 32€ la noche. ¡Jamás he dormido en ningún sitio por tan poco dinero!

El camping está muy bien, con duchas y baños limpios (a no ser que justo hubiera pasado un guarrete delante de ti), con una piscina que no utilizamos pero tenía buena pinta, con barbacoas, una cafetería-restaurante con wifi, un pequeño supermercado,... Por lo que vi muchas de las personas que estaban allí alojadas hacían vida exclusivamente dentro del camping, pero ese no fue nuestro caso.

camping-zumaia-alojamiento

¿Dónde comer en Zumaia?

Por supuesto hay que ir de pintxos por lo menos una vez. Imprescindible probar el txakoli y la sidra. Nosotros fuimos entrando a diferentes bares y tabernas y probando lo que más nos llamaba la atención. Recordamos en concreto dos de ellos, pero os recomiendo que vayáis decidiendo sobre la marcha. Idoia Ardotegia es una vinoteca, y aunque no fue el sitio más económico, comimos un pintxo de erizo que nos sorprendió gratamente. Por otro lado, los amantes de la tortilla de patata no pueden perderse la que hacen en Zalla. ¡Buenísima! Además allí ofrecen platos combinados, pollos asados y diferentes raciones a buen precio.

Si queréis daros un homenaje, os recomiendo el restaurante Beheko Plaza, donde ofrecen diferentes menús de fin de semana con comida de calidad. Eso sí, reservad y a poder ser pronto. Nosotros reservamos a las 15:00 horas y aunque nos sentaron nada más llegar, tuvimos que esperar mucho para que nos atendieran. Una vez que pedimos lo que queríamos, no tardaron demasiado en traérnoslo, pero la espera inicial se nos hizo un poco larga. Sin embargo, comimos muy bien: gambas a la plancha, ensalada de hongos, rape a la parrilla, dos tartas de queso y dos cafés. ¡Todo muy rico!


comer-zumaia-beneko-plaza-idoia-ardotegia

¿Qué hacer en Zumaia?

Ir a la playa

Por supuesto, en un sitio costero como este, uno de los planes que más apetecen es ir a la playa. Si no llueve (nosotros tenemos una especie de gafe y siempre que vamos al norte llueve), podéis acercaros a la playa de Itzurun o a la playa de Santiago. En nuestro caso fuimos a la segunda porque había menos gente, y la tuvimos casi para nosotros solos. ¡Una pasada! A la de Itzurun fuimos a ver la puesta de sol y fue todo un acierto. Las vistas desde la zona del bar no tienen desperdicio y no hay nada como tomar una cerveza fresquita mientras disfrutas de ellas.


playa-itzurun-zumaia

Admirar el Flysch

Sin duda, uno de mis momentos favoritos fue ir a los acantilados para poder ver el Flysch, una formación geológica que se ha ido creando a lo largo de millones de años a causa de la acción continua del mar. Las vistas son una pasada, y el sonido de las olas y el olor del mar hicieron que no quisiera irme de ese lugar. ¡Una pena que en las fotos no se puedan sentir todos esos detalles!


flysch-itzurun-zumaia

Hacer una ruta

Nos llamó mucho la atención la ruta Zumaia-Deba, también conocida como la Ruta del Flysch. Son 15 km, unas 5 horas, en las que las vistas son espectaculares, ya que se recorre la costa, y se puede ir admirando el Flysch y el mar. Parece ser que también se puede ir andando por la rasa mareal si la marea está baja. Nosotros no pudimos sacar tiempo para hacerla entera, pero sin duda lo apuntamos por si volvemos algún día.


ruta-flysch-zumaia

En barco por el Flysch

Antes de ir a Zumaia, reservamos una ruta en barco Zumaia-Mutriku-Zumaia en la que no sólo nos iban a enseñar el flysch, sino que luego nos dejaban tiempo libre para visitar el pueblo de Mutriku. El precio era de 25€ por persona, con una duración de 3 horas y media. Sin embargo, ese día llovió tanto que tuvieron que cancelar la ruta.

Como nos quedamos con las ganas, buscamos una opción parecida. Encontramos una ruta en barco Zumaia-Deba-Zumaia, en la que nos contaron todo sobre el flysch y la rasa mareal, pero sin visitar ningún pueblo. No obstante, también lo disfrutamos mucho. Eso sí, llevad agua porque pasamos calor, ¡y eso que estaba nublado! En este caso la visita dura una hora y media y el precio es de 17€ por persona.

ruta-barco-flysch-zumaia

Patear el pueblo

Por supuesto, hay que ver el pueblo de lado a lado. Desde el puerto deportivo, donde podréis ver todos los barcos hasta la Ermita de San Telmo. Esta última, quizás os suene si habéis visto la película Ocho apellidos vascos, y me parece un sitio precioso para disfrutar de las vistas.

Seguro que os fijáis en la Iglesia de San Pedro, que se ve desde casi todo el pueblo, cuyos orígenes son del siglo XIII. Otro de los lugares en los que también se grabó otra escena de Ocho apellidos vascos, (la de la manifestación) fue la Plaza de San Juan Iturri donde además se puede admirar el Palacio de Olazábal. Y podría nombrar un montón de sitios más, pero os recomiendo que os perdáis por las calles y descubráis no sólo edificios más emblemáticos, sino algunas de las casas típicas de allí.

iglesia-san-pedro-zumaia

Y la verdad es que después de todo esto volvimos con las pilas bien cargadas y con muchas ganas de volver al norte. Por la zona también hay otros pueblos que tienen muy buena pinta, así que no descartamos volver pronto. ¿Nos recomiendas algún sitio del País Vasco?

CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario